RADIO SADOP en VIVO
sadop

Nuevamente la incertidumbre por parte de las y los trabajadores del Instituto Aonikenk de no saber cuándo cobrarán sus sueldos. Aparentemente ya se está haciendo costumbre, pagar cuando se puede y no cuando se debe.

El malestar entre las y los docentes se intensifica por estos días siendo que es el cuarto mes que se sigue esperando el pago de doble incentivo que fuera acordado en Paritaria Nacional Docente en febrero de este año.

Por otra parte, de la primera cuota del Sueldo Anual Complementario, a la fecha cada empleado/a  ha podido percibir en sus cuentas sólo el 50% del mismo.

Y en lo que respecta al sueldo del mes de junio, ni  novedad…  Al menos así lo ha manifestado el Prof. Andrés Alvarez,  Srio. Gral. de SADOP, Sindicato que representa a todos los y las docentes de escuelas de Gestión Privada. “El atraso en los pagos por parte de la empleadora Fundación Aonikenk se ha vuelto una constante. Según nos ha comunicado la presidenta del Consejo de Administración de la Fundación, estos meses no alcanzan a recaudar el dinero suficiente para afrontar el pago de sueldos ya que son pocos los padres que abonan la cuota mensual”.

Además añadió: “Nuestros compañeros y compañeras nos comentan  que el trabajo diario de cada uno se ha visto sobrepasado. Tienen mayores exigencias en cuanto a las actividades y esto conlleva mayor extensión horaria que deben dedicar, muchas veces con lineamientos desde la gestión que exceden la jornada habitual de trabajo de cada docente”.

Hasta ahora los y las docentes de la institución han sido totalmente comprensivos ante la situación delicada que se vive, han tenido la mejor predisposición y profesionalismo para estar a la altura de las circunstancias, brindando lo mejor de cada uno, sus tiempos y recursos propios para continuar enseñando desde sus hogares.

Finalmente, Alvarez agregó: “Hoy, las y los docentes del Instituto Aonikenk sienten que el esfuerzo puesto de manifiesto durante todo este tiempo de buscar las mejores estrategias para que sus alumnos y alumnas puedan aprender y sigan estando contendidos, no es valorado ni mucho  menos reconocido como trabajadores de la educación que merecen y necesitan cobrar sus sueldos en tiempo y forma, siendo que en ningún momento han dejado de prestar sus servicios”.

0